Sí Se Puede ha sacado adelante, por unanimidad una moción para que se retiren las tuberías fabricadas con fibrocemento, un material que en su composición contiene amianto.

La formación critica que las nuevas obras ejecutadas en el municipio, con sustitución de materiales, no hayan cubierto la totalidad de la red de tuberías con fundición y PVC. Según datos de la sección municipal de aguas, en diciembre de 2018, de los 216 km de  tuberías de abastecimiento de agua potable de la localidad, 100 km están fabricados con fibrocemento. Además, en cuatro años sólo se han sustituido 9 km de dicho material. De esta manera, los cálculos indican que los arandinos continuarían bebiendo agua en contacto con fibrocemento durante “como mínimo, cuatro décadas más”, con el consiguiente “riesgo para la salud y su incremento exponencial con el paso del tiempo”. (Se considera que la vida útil de este tipo de instalaciones es de 40 años).

Desde Sí Se Puede Aranda, admiten que una intervención de retirada y sustitución de dichas tuberías sería “costosa y poco visible para los vecinos”, factor al que achacan la falta de apoyo del resto de los Grupos Políticos con representación en el Consistorio. Critican que las demás formaciones muestren más interés por inversiones “visibles y rentables en términos electorales”, lo que se opone a la visión de Sí Se Puede, para quienes “no hay nada más importante que la salud”.

La formación ha defendido que el material en cuestión, utilizado desde los años 40 en España, presenta fibras de amianto entre un 10% y un 25% de su mezcla. Sin embargo, desde el año 2003, el uso de esta sustancia en ese tipo de productos está prohibido por la Directiva Europea 2003/18/CE, marcándose su sustitución por otros materiales, dada su peligrosidad. España se adelanta a esta directiva y lo prohíbe en 2001 por Orden Ministerial.

A pesar de todo, en Aranda la red de tuberías, y más importante aún, la red de agua potable distribuida a través de conductos fibrocemento, continúa presentando amianto cada vez en mayor proporción debido a su antigüedad.

Según resolución del Parlamento Europeo de 2013, la gravedad de dicha circunstancia se halla en la relación de este elemento con enfermedades cancerígenas producidas por la inhalación o ingesta de agua proveniente de estas tuberías. Según el Plan Director de Abastecimiento de Aranda de Duero elaborado por la empresa Aqua-Consulting-Ingenieros en 2013, el 60% de la red de agua está fabricada con fibrocemento.

Por todo ello, Sí Se Puede Aranda ha asegurado que es “absolutamente prioritario que se realice a corto plazo el correspondiente esfuerzo presupuestario para la eliminación de las tuberías de fibrocemento de la red de abastecimiento de agua potable”. La formación asume que otras inversiones deberán quedar en segundo plano, ya que “aunque importantes”, no tendrán tanta repercusión en “la salud de todos los vecinos y vecinas de Aranda de Duero”.